Tres preguntas sobre la campaña “Cataluña con los refugiados”

El viernes de la semana pasada recibí varios mensajes de whatsapp donde se me informaba de una recogida “masiva” de material para los refugiados en Europa Central. Supongo que no fui el único. En este mensaje, de tono bienintencionado pero con deficiencias impropias de una acción de ayuda humanitaria, se me instaba a llevar tiendas de campaña, sacos de dormir, mantas, anoraks y botas para proteger del frío a niñas y niños, abuelas y abuelos, madres y padres, en la antigua fábrica Fabra i Coats de Barcelona.

Ocho días después, habiendo descubierto más detalles sobre quién está detrás de esta campaña llamada “Cataluña con los refugiados”, me vienen tres preguntas a la cabeza:

  1. ¿Por qué en los whatsapp se escondía el nombre del promotor de la iniciativa, la Fundación Nous Catalans? Los mensajes hacían una referencia genérica a los impulsores, “diez entidades, sociales, culturales y ONG”, sin revelar sus nombres. Una opacidad que, si bien no se puede hacer extensiva a la página web de la campaña, no es ajena al funcionamiento de esta fundación vinculada a Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) que ocultó su existencia al Tribunal de Cuentas, mientras que la Sindicatura – que sí ha podido revisar su contabilidad- ha advertido sobre la falta de transparencia. No en vano, el administrador de Nous Catalans es Andreu Viloca, tesorero de CDC, detenido el pasado 21 de octubre por presunta financiación ilegal de esta fuerza política.
  1. ¿Por qué la campaña no estaba coordinada con las entidades que se dedican a estos temas? Sorprende que una acción humanitaria que se llama “Cataluña con los refugiados” se haga al margen de las dos plataformas catalanas que reúnen mayor número de entidades que trabajan en estos temas, es decir, con personas refugiadas o en temas de cooperación internacional: la red Asil.Cat (formada por 7 asociaciones) y Lafede.cat (que tiene 114). Pero aún es más sorprendente que entre las 10 asociaciones que participaban en la acción (1) sólo hubiera una con experiencia en ayuda humanitaria o en cooperación para el desarrollo: Barcelona Acción Solidaria, entidad que arrastra graves problemas de financiación desde 2011 a raíz del secuestro de dos de sus cooperantes. Sin embargo, la descoordinación no se detiene aquí: según apuntan fuentes municipales, nadie ha tramitado el permiso en el Ayuntamiento para llevar a cabo la recogida en el equipamiento público de la Fabra i Coats. Este podría ser el motivo por el cual el lugar de recepción de la ropa hubiera sido cancelado a última hora.
  1. ¿Por qué Nous Catalans no denuncia las causas del sufrimiento de las personas refugiadas que se encuentran actualmente en tránsito en Europa? La Fundación no duda en ponerse medallas por la organización de esta campaña, que califica de “éxito” (2). Pero si vamos más allá de los tres tráilers de ropa que se enviarán a Eslovenia, Nous Catalans no ha demostrado mucho interés por las personas que tienen que desplazarse forzosamente por causa de graves violaciones de derechos humanos. Dos ejemplos ilustran esta falta de preocupación:

La Fundación no ha firmado el manifiesto de la plataforma Stopmaremortum, en la campaña en la cual se han adherido organizaciones sociales y fuerzas políticas muy diversas. No es casualidad que la Fundación no aparezca, ya que entre sus objetivos no está el de presionar a Europa para dotar de más recursos las políticas de asilo y refugio; tampoco el de reconvertir el mandato de FRONTEX para incorporar el rescate de personas refugiadas, ni denunciar las políticas europeas de intervención militar, ni acabar con la hipocresía de la externalización territorial del drama migratorio. Todo esto no parece importante para la sectorial de inmigración de Convergencia.

Por otra parte, Nous Catalans no ha dicho ni pío durante cinco años de gobiernos convergentes, mientras el presupuesto de cooperación internacional de Cataluña pasaba de 39 a 7 millones de euros entre 2010 y 2015. Es decir, que mientras CDC reducía un 82% el dinero destinado a cooperación internacional que sirve para financiar proyectos de desarrollo y de acción humanitaria -algunos similares a la campaña impulsada-, Nous Catalans no ha levantado la voz. O sea, que después de recortar 32 millones la solidaridad de Cataluña con el mundo, tenemos que entender como un “éxito” enviar tres camiones de ayuda aportados por la ciudadanía. Será que “éxito” y “fracaso” son conceptos relativos.

Enric Miravitllas

(1) Barcelona Acció Solidària, Fun­dació Esportiva Grama, Fun­dació Nous Cata­lans, Dis­tricte 11, FAEC (Fed­eració d’Associacions Equa­to­ri­anes a Catalunya), FEDAS­CAT (Fed­eració d’Associacions Colom­bianes a Catalunya), FAHON­CAT (Fed­eració dels Hon­durenys de Catalunya), l’Associació cata­lanomar­ro­quina de Santa Coloma “Enda­vant”, l’Associació Biafra Catalunya, el “pro­jecte Xevi” dels Parcs de bombers de la regió de Girona, un col·lectiu d’associacions de Vilade­cans i dues AMPAs de Barcelona.

(2) El enlace a la web de la noticia sobre la campaña es aún más optimista y lo tacha de “inmenso”: http://www.nouscatalans.cat/index.php/106-noticies/societat/drets-humans/catalunya-amb-els-refugiats/9761-exit-immens-de-la-campanya-solidaria-catalunya-amb-els-refugiats.html

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s