Cifras económicas de la Barcelona de Trias: más paro, menos empresas y más desigualdades

La agenda de prioridades del alcalde de Barcelona, ​​Xavier Trias, en materia económica ha sido muy clara desde el principio del mandato municipal que ahora acaba. Se resume en tres palabras: “Economía, Empresa y Empleo”, por este orden. De hecho, la antigua Área de Promoción Económica del Ayuntamiento toma este nombre en el mes de junio de 2011. Sabemos que el “empleo” -lo que durante décadas se ha conocido como “trabajo”- ha sido relegado como objetivo por el alcalde convergente. Es de suponer, entonces, que los resultados de las políticas de CiU habrán sido aceptables en la creación de actividad económica y empresarial (es decir, en “economía” y “empresa”). ¿Ha sido así? Los datos parecen desmentirlo.

Economía y Empresa

Si nos fijamos en los principales indicadores de actividad económica en la ciudad, veremos que el gobierno de CiU no ha sabido parar (ni siquiera amortiguar) el golpe de la crisis económica, excepto en un sector del que hablaremos más adelante y con resultados altamente cuestionables. Incluso en algunos aspectos, Barcelona ha empeorado su comportamiento respecto al Estado y la ciudad de Madrid. He aquí algunos ejemplos, elaborados a partir de datos disponibles en la misma web municipal (http://barcelonaeconomia.bcn.cat/)

1.dipòsits 2.crèdit

  1. Sistema financiero: menos depósitos, menos créditos y peor posición relativa respecto a Madrid. El total de depósitos del sector privado en la provincia de Barcelona se ha reducido en 7.597 millones en 2010-14, mientras que en la provincia de Madrid aumentaba en 11.233 millones. La evolución del crédito al sector privado presenta una pauta similar, pero con una disminución aún más sensible (21,63%) y más acentuada que la de la provincia de Madrid (19,63%).3.vehicles
  2. Consumo: caída de la venta de automóviles. Uno de los escasos indicadores de consumo desagregados para la ciudad de Barcelona, ​​la matriculación de vehículos, presenta una clara evolución negativa en la compra de automóviles en el período 2010-14 (-20%). Una reducción que duplica la caída observada en Cataluña y que supera netamente la reducción del consumo de coches en España. 5.transport
  3. Transporte y comunicaciones. Menos tráfico comercial y menos transporte urbano. El tráfico de contenedores por el puerto de BCN se ha reducido de 55.123 unidades (un 2,83%) entre 2010 y 2014. En este último año, se registraban 12.111 viajeros menos que en 2010 en el transporte público urbano (-1,97 %). El estancamiento del tráfico de mercancías y del transporte de personas ponen de manifiesto el frenazo de la actividad económica en la ciudad. 6.empreses
  4. Tejido empresarial. Menos empresas y pocos autónomos. A pesar de los esfuerzos para reforzar la vertiente de crecimiento y consolidación de sociedades mercantiles en la ciudad (con la reorganización de Barcelona Activa y la flamante creación de la Oficina de Atención a la Empresa), el Ayuntamiento no ha sabido mantener el actividad empresarial en la ciudad. El número de empresas en situación de alta en la Seguridad Social se ha reducido en 1.221 (1,69%) en 2010-14. Un descenso que ni siquiera se ha visto compensado por el ligero incremento de trabajadores / as autónomos en la ciudad (517, + 0,45%), atribuible en mayor medida a la falta de oportunidades laborales que a un repunte de la vitalidad del emprendimiento barcelonés.

La joya de la corona: el turismo

El único sector económico que ha crecido en la ciudad durante el mandato de Trias es el turismo. Tanto el número de visitantes como el de pernoctaciones en Barcelona han subido sensiblemente en los últimos cuatro años (un 10,39% y un 21,67%, respectivamente). Sin embargo, y de forma para algunos sorprendente, muchos barceloneses no valoran positivamente que la ciudad reciba ahora 740.000 turistas más que hace cuatro años. ¿Por qué?

7.turistes

En primer lugar, porque la recaudación de la tasa turística (fijada por la Generalitat) se reinvierte íntegramente en promoción del turismo y no tiene un impacto directo sobre el bienestar de los vecinos y vecinas. Ejemplo: en la Zona Norte de Nou Barris, área especialmente afectada por la problemática de los desahucios, la tasa turística ha servido para rehabilitar el castillo de Torre Baró, pero no para ofrecer alquiler social u otros recursos a personas desahuciadas. Segundo, porque el crecimiento del turismo no ha tenido un impacto significativo en términos de empleo. En los últimos cuatro años, el paro ha continuado creciendo mientras el número de turistas no dejaba de aumentar. De hecho, un informe interno elaborado por Barcelona Activa advierte incluso de un empeoramiento de las condiciones de trabajo del sector turístico en la ciudad en los últimos tiempos.

Y en tercer lugar, porque los barceloneses no perciben el beneficio de este exceso de turismo en la ciudad. Por un lado, la renta media per cápita ha continuado cayendo entre 2011 y 2013 hasta los 18.700 euros, extendiendo la sensación de que el turismo genera ingresos que no retornan a la ciudad. Por otro, en Barcelona ha proliferado un turismo barbárico que, espoleado por la multiplicación de pisos turísticos irregulares que el consistorio ha tardado mucho en controlar, ha generado problemas graves de convivencia.

Empleo: la última prioridad

La evolución de los datos del mercado laboral en Barcelona es consistente con el lugar que ha ocupado el trabajo en las prioridades de Trias. En estos años, al tiempo que la población activa y la población ocupada se reducían, la tasa de desempleo se incrementaba y la precariedad laboral crecía, el equipo de gobierno recortaba los servicios dirigidos a las personas sin trabajo. Hoy sabemos que el número de parados atendidos por el Ayuntamiento se ha reducido en 7.000 personas entre 2011 y 2013, disminuyendo de forma sensible los recursos dirigidos a mejorar su empleabilidad (orientación laboral, formación, asesoramiento …, entre otros ).

Cuatro tendencias sintetizan la evolución del empleo en la ciudad durante el mandato de Trias:

8.pob activa

  1. Menos población activa. La población activa en Barcelona ha decrecido, y a un ritmo más intenso que en Cataluña. En 2010 había 841.200 barceloneses entre 16 y 65 años que trabajaban o que buscaban trabajo. En 2014 sólo eran 806.100 (35.100 menos). Esto significa que hay menos individuos dispuestos a trabajar, y por tanto, que la ciudad ha perdido capacidad para generar riqueza. Es probable que este descenso se deba al incremento del paro y la migración laboral de un segmento de barceloneses que ha abandonado la ciudad ante la falta de oportunidades laborales.9.pob ocupada
  2. Menos población ocupada. El número de personas ocupadas se ha reducido en 32.800 (-4,63%). La ciudad ha pasado de tener 707.700 personas trabajando en 2010 a tener sólo 674.900 en 2014. Un dato que ha tenido un impacto negativo sobre el consumo y que en general ha contribuido a ralentizar la actividad económica en Barcelona.10.atur
  3. Más paro. Si comparamos los datos del cuarto trimestre de 2010 (último dato disponible antes del mandato de Trias) con las del mismo trimestre de 2014, observamos que la tasa de paro se ha incrementado ligeramente en Barcelona. En 2010, el porcentaje de personas que no tenían trabajo era el 15,9%. En 2014 esta tasa alcanza el 16,3%, lo que indica que Barcelona no crea empleo neto y que aún está lejos de salir de la crisis. 11.contractes
  1. Más temporalidad. Desde la última reforma laboral en 2012 (aprobada con el apoyo del partido de Trias), la contratación temporal ha crecido sustancialmente en Barcelona (un 12,45%, 83.057 contratos más). En contraposición, los ya de por sí mucho menos numerosos contratos indefinidos se han reducido un 4,33% (4.851 contrato menos entre 2012 y 2014). Esta situación, sumada al incremento del trabajo parcial (del que no tenemos datos disponibles) nos sitúa en un escenario de crecimiento de la precariedad laboral en la ciudad.12.renda familiar
  2. Más desigualdades. El incremento del paro y de la precariedad de las condiciones de trabajo ha contribuido crecer las desigualdades en Barcelona. Durante el mandato de Trias, las familias con una renta familiar disponible muy baja han pasado a ser del 13,8 al 17,8%, mientras que las familias con una renta muy alta han pasado del 7,8 al 10,7%. Nos encontramos por tanto en un contexto de polarización en la distribución de la renta en la ciudad: los más ricos y los más pobres son más numerosos.
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s